Boicot al plástico

Boicot al plástico, pero no sólo.

Ya lo dijimos hace un tiempito: reducir la cantidad de plástico que consumimos es imprescindible para asegurar el futuro del planeta y de nuestros muchomásquehijos.

Hay muchas, muchas cosas que podemos hacer. No es sólo el plástico: es el sistema y la forma desmedida de consumo que practicamos. Revisar nuestros hábitos de consumo y nuestro comportamiento es el primer paso. Estoy segura de que hay muchos productos absolutamente prescindibles que entran en nuestras casas sólo para alojarse en poco rato en el cubo de la basura.

Boicot al plástico

Pero hoy vamos a hablar del plástico y más concretamente, del plástico que se usa para comercializar los alimentos.

¿Os parece normal algunas de las cosas que veis en la imagen de arriba?

¿Hace falta envolver una coliflor en plástico? ¿En serio? ¿Zanahorias o plátanos con envoltorio de plástico? ¿De verdad?

Hay muchas cosas que podemos hacer, pero de momento vamos a hacer una prueba piloto y vamos a sumarnos al boicot al plástico durante la semana del 3 al 9 de junio.

Se trata de no comprar ningún alimento que venga envuelto o empaquetado en plástico. No es tarea fácil. Lo sabréis si habéis intentado ya reducir vuestro consumo de plásticos en este ámbito, pero una semana es un periodo lo suficientemente limitado en el tiempo como para poder prescindir de algunas cosas para las que no encontramos alternativa y, sin embargo, puede hacerse patente el descontento de los consumidores.

Todos unidos podemos provocar a las empresas de alimentación para que busquen alternativas a los envoltorios de plástico.

Sin embargo, yo creo que hasta que no haya una legislación clara en este sentido que tome cartas en el asunto y se apueste por la protección del medio ambiente, todo lo que hagamos serán gestos. Ojalá con estos gestos seamos capaces de hacer ver a los que sí tienen poder que necesitamos un cambio porque si no esto es lo que nos espera:

¿Buscamos alternativas al plástico a la hora de hacer la compra?

  • En vez de las bolsas de plástico que ahora nos cobran, lleva tu carrito o tus bolsas de tela o rafia, reutilizables. Volvamos a las costumbres de nuestras abuelas: tienen mucho que enseñarnos en este aspecto.

          

  • No compres ningún producto que vaya envuelto o envasado en plástico. En general, evita los productos que lleven un exceso de embalaje, prioriza los frescos sobre los procesados (eso repercutirá también en tu salud, además de en la del planeta), pero sobre todo y durante la semana del boicot al plástico, no consumas ningún alimento que se comercialice envuelto en plásticos. O en bandejas de plástico. O en bolsas de plástico….
  • Lleva al súper o a la frutería tus propias bolsas para meter en ellas las piezas de fruta. Las hay de malla, de algodón y de otros materiales. Son muy resistentes, lavables y no se van a la basura según llegamos a casa. Algunas es que son, además, bien bonitas:

               

Estas son las cosas más inmediatas que se me han ocurrido a mí para reducir un montón los plásticos a la hora de hacer la compra. ¿Tienes alguna otra idea? ¡Somos todo oídos!

Y en unos días os contaremos como reducir los residuos en las meriendas y en los bocatas de las excursiones.

 

Planifica junio

Y para que se no se te olvide declararle la guerra al plástico, aquí llega el planificador del mes de junio. Para que apuntéis vuestras citas, tareas, recordatorios y todo lo que se os ocurra y os apetezca.

Aquí podéis descargarlo

Planifica Junio

 

Luchemos por un planeta mejor para nuestros muchomásquehijos.

firma Verónica muchomasquemamas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.