Compartir sus aficiones

compartir sus aficiones

Modo ironía on:

¿Pensabas que ser una muchomásquemamá de bebés era difícil?

Amamantarles, cambiarles, limpiares, vestirles, jugar con ellos, llevarles, traerles, conseguir que coman, que se laven los dientes, que coman, que duerman.

Agotador, ¿verdad? Reconfortante siempre, cuando ves sus sonrisas, sus caras de felicidad o cuando te acarician con esas manos pequeñitas. No sabrás lo que es e amor de verdad hasta que alguien te acaricia con esas manos pequeñitas.

compartir sus aficiones

¿Pensabas que ser una muchomásquemamá de niños pequeños era difícil?

El primer día de cole, las ausencias, las meriendas en el parque (nunca me han gustado las tardes en el parque, por si a alguien esta imagen se le antoja bucólica: arena en los pies, niños que se pelean por los juguetes, arena en los calcetines, niños que se pelean por los columpios), llevarles, traerles, conseguir que coman, que se laven los dientes, que coman, que duerman. Enseñarles a estudiar, a hacer los deberes…

Pues tengo una noticia: ser una mucho mamá de adolescentes y preadolescentes tampoco es fácil.

A esta edad mis muchomásquehijos ya tienen sus aficiones muy definidas. Y les gusta que les acompañe en ellas.

A mí me encanta que busquen nuestra compañía, la mía y la del muchomásquepapá. Me enorgullece pensar que no quieren (aún) librarse de nosotros, pero ¿sabéis lo agotador que es?

Compartir sus aficiones

Os voy a contar una mañana de domingo. La del domingo pasado, sin ir más lejos:

La muchomásquehija pequeña llevaba semanas (¡qué digo semanas!, ¡meses!) persiguiéndome para que hiciéramos macarons. Al final, tanta insistencia hizo mella en mí. Yo, que tanto había leído sobre lo dificilísimo que era hacer macarons, me vi en la cocina montando claras y usando la manga pastelera (para quien no lo sepa: le tengo un poco de alergia a la manga pastelera y a la repostería fina; lo mío son las masas y los brioches).

Pasamos toda la mañana del domingo macaroneando. El resultado final fue el esperado: un desastre. Aclaro que fue el resultado que yo esperaba, no el que esperaba ella. Pero a mí me da igual que los macarons salieran hechos un churro. Lo que me gustó fue pasar una mañana con ella haciendo cosas que a las dos nos gustan. Y sentir que ella estaba contenta por haber pasado esa mañana juntas las dos sin interrupciones.

¿Sin interrupciones?

Nooo, mientras montaba claras, tamizaba harina e incorporaba almendra molida, el muchomásquehijo mayor, aficionado ahora a hacer pesas para ponerse cachitas (cosas de a adolescencia: se me ha vuelto presumido, él que no mostró jamás ningún interés por estas cosas… En fin, de este tema os hablaré otro día) asomaba para recordarme que era hora de poner a tono mis tríceps.

Sí, sí, no os riáis: ahora le ha dado por, a mis 43, poner mis músculos a tono. No sé si creerá que pueden llegar a estar de tersos como los suyos… En fin.

Pues ahí que iba yo, con mi delantal macaronil entre clara y almendra, a hacer series de pesas para lucir bonitos brazos este verano mientras, en la cocina, la pequeña seguía trasteando sin mi supervisión.

compartir sus aficiones

Os prometo que, lejos de estresarme tanto ajetreo, pasé una de las mañanas de domingo más relajantes que recuerdo (dejando al margen, los paseos bucólicos por la playa que, por otra parte, nunca fueron relajantes acomapañados de las típicas cantinelas infantiles: «qué rollo, cuánto tiempo andando, pero, ¿adónde vamos?»… ya tú sabes 😉

Y es que me encanta que aún nos busquen al muchomásquepapá y a mí para hacer cosas juntos. Sé que poco a poco dejarán de hacerlo y empezarán a buscar otros compañeros, pero mientras pueda compartir su aficiones, pienso dejar la plancha de lado, pienso dejar que las pelusas campen a sus anchas por mi casa y que las camas se queden sin hacer.

A mí me rinde mucho más hacer un desastre de macarons y empezar a hacer pesas a mi edad. Y sentir que mis niños todavía lo son un poco mis bebés, que aún me dejan achucharles y me piden, como el otro día, el mayor ya en la cama: «¿nadie va a venir a darme un beso?».

Firma Verónica-muchomasquemamas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.