Exposición Auschwitz en Madrid

exposicion Auschwitz

Hace unas semanas estuvimos con los muchomásquehijos en la exposición de Auschwitz en Madrid. Fue una tarde dura, pero aprendimos mucho. Nosotros y los niños. El muchomásquepapá y yo, claro está, sabíamos del tema un poco más que los peques, pero cuando vuelves a aprender sobre esta etapa tan negra de la historia de Europa siempre vuelves a sorprenderte de hasta qué punto puede llegar el ser humano.

Auschwitz no solo fue el mayor campo de concentración y exterminio nazi, sino también el más letal de todos ellos: más de 1.100.000 personas fueron asesinadas tras sus alambradas.

Convertido en el símbolo inequívoco de los horrores cometidos por la Alemania nazi, sus restos e historia sirven hoy como advertencia universal de los peligros derivados del odio, la intolerancia y el antisemitismo y nos confrontan, asimismo, con los límites de la barbarie humana.

Visitar la exposición Auschwitz con niños

Dependiendo de la edad, es posible visitar esta exposición con niños.

Pero hay que tener en cuenta que es una exposición larga y dura: nadie mejor que vosotros para conocer a vuestros peques y saber si van a poder aguantarlo. La muchomásquehija pequeña (10 años) se llevó una libreta y varios lápices; de vez en cuando se sentaba en uno de los bancos que hay por toda la sala o directamente en el suelo y se ponía a dibujar. Pero mis hijos para eso son un poco peculiares: jamás han sido niños de dar la nota o montar espectáculos en sitios públicos. Eso se lo reservan para la intimidad del hogar 😉

La visita dura unas 3 horas.

Otro aspecto a tener en cuenta para saber si los peques podrán aguantarlo. A pesar de la dureza de las imágenes que se observan, no se hace larga puesto que está planteada tanto con imágenes, como con contenidos audiovisuales que recogen testimonios de algunos supervivientes. También podemos ver objetos personales de las víctimas, fotos de la vida diaria de los vigilantes en los campos, carteles de la campaña propagandística que precedió a todo el Holocausto y que fue la que consiguió que la mayoría de la población viera a los judíos como un peligro y una sala entera dedicada a explicar los acontecimientos históricos posteriores a la I Guerra Mundial que desembocaron en esta gran catástrofe.

Auschwitz y los niños.

Da escalofríos ver los objetos personales de las víctimas de el campo de exterminio. Peines, gafas, zapatos, maletas. La vida de las personas que fueron transportadas allí como ganado reducidas a objetos impesonales que, sin embargo, al cabo de los años nos hablan de la catástrofe de miles de vidas sesgadas de forma salvaje.

La ropa de niños muy pequeños y de bebés te eriza directamente el vello de todo e cuerpo. Los niños también eran objeto del odio nazi: no debían ver en ellos a seres desvalidos, sino al adulto en el que un día se convertirían. Tremendo.

exposición Auschwitz

Ojalá nunca la historia tenga que repetir capítulos como este.

Juegos infantiles

Una de las cosas que más me impactó de esta exposición, fue la sección dedicada a los juegos y juguetes infantiles: todo un repertorio de pasatiempos dedicados a entretener y a adoctrinar a los más pequeños. Nos da una idea de la importancia que tiene el juego para conformar la personalidad de los niños y nos hace reflexionar sobre lo vil que es manejarles para conseguir fines tan bajos.

En la imagen podéis ver un juego de mesa llamado «Judgen Raus» (Judíos fuera) que se comercializaba como un juego de mesa para toda la familia extrardinariamente divertido y muy actual.

Creo que no necesita más palabras

Las entradas para la exposición Auschwitz

La exposición Auschwitz puede visitarse hasta el 3 de febrero de 2019: estas fiestas es un buen momento para acercarse al Centro de Arte del Canal y visitarla. Además, desde allí hay luego un bonito paseo por el Paseo de la Castellana que, en Navidad, tiene una iluminación preciosa y suele acoger varios mercadillos artesanales.

Las entradas cuestan desde 6 a 11 euros en función del día de la semana y pueden comprarse en taquilla o en su página web. Pero, puesto que van con hora, es recomendable adquirirlas antes en internet para asegurarse de poder entrar el día deseado y a la hora que nos conviene.

Por 1 € más, la entrada va acompañada de una audioguía. No es obligatorio, pero yo creo que ayuda mucho a hacer la visita más amena y a entender sobre todo el contenido audiovisual.

Cierro esta recomendación un poco atípica para las navidades con la reproducción de un artículo aparecido en un periódico (disculpadme, no recuerdo bien, pero creo que era americano) en el que se habla brevemente  del desmantelamiento del campo de exterminio de Auschwitz mencionando, como de pasada, que se estima en aproximadamente un millón de muertos los que tuvieron lugar allí.

Que las navidades no nos nublen la mente: además de papás noeles y gastos superfluos, podemos aprovechar nuestro tiempo con los muchomásquehijos para hacer de ellos mejores personas.

firma Verónica muchomasquemamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 + 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.