La gripe

¡Ay, la gripe! Cada año llega el invierno acompañado de su inseparable amiga, la gripe, para llenar nuestras casas de virus, de pañuelos de papel, de infusiones calentitas y de ibuprofenos y paracetamoles.

Que sí, que sí, que es lo que tiene el invierno y sé que mucha gente lo prefiere sobre los calores veraniegos. Yo no. A mí no me escucharéis nunca decir eso de «qué bien, qué fresquito», «que se acaben ya estos calores, por favor» o «a ver si refresca ya un poco». Porque es que ya lo he dicho, pero, además de frío, navidades (ay, qué chupi, navidades –modo ironía on-) y adorables muñecos de nieve, en invierno tenemos virus, constipados, dolores de garganta, mocos y, ¡ah, sí: la gripe!

La gripe

Y no vengo yo a contaros las diferencias entre gripe y constipado común o a convenceros de que os vacunéis para prevenir porque yo misma no lo hago. Sólo vengo a contaros que la gripe, la odiosa y temida gripe, me ha tenido a mí casi una semana encerrada en casa sin ganas de nada y con unos dolores de cabeza y de cuerpo entero que para qué.

Tampoco os contaré que hay epidemia de gripe en algunos lugares de España y que hay mucha gente que está igual que yo porque, ya se sabe: mal de muchos, consuelo de tontos. Y, bueno… a mí no me consuela, ¡qué lista soy!

Hoy sólo os escribo en primera persona para deciros que la gripe es una mierda.

Llega a casa, se instala en tus vías respiratorias, en tu espalda y en tu cabeza y te machaca sin que tú puedas hacer nada. Acompañada de unos cuantos graditos de fiebre, trabaja sin descanso para terminar contigo rendida en el sofá o bajo el nórdico de la cama.

Os escribo desde mi posición privilegiada de madre con asistencia por los cuatro costados para deciros que la gripe es una mierda.

Sí, porque una vez que la gripe te ha alcanzado, tú ya no te sientes capaz (no lo eres, en realidad), de llevar a los niños al cole, de recogerles y acercarles a las extraescolares, de poner lavadoras, hacer la compra ni de preparar la cena.

Por suerte yo no tengo que sufrir mucho por nada de todo esto y puedo concentrarme en mi gripe porque tengo quien se encargue por mí. Y no sólo en momentos de imposibilidad por enfermedad, que tampoco sería justo haceros creer eso: el muchomásquepapá y yo somos corresponsables en todo y luego están los muchomásqueabuelos 💕

Os escribo desde mi perspectiva de trabajadora con puesto fijo y sin riesgo de perderlo para deciros que la gripe es una mierda.

Y es que la gripe me ha tenido casi una semana en cama. Tres de esos días han sido de baja médica, de esos de «oye, que hoy no puedo ir a trabajar». Y yo tengo la inmensa fortuna (fruto de mi esfuerzo, por otra parte, pero ese es otro tema) de tener un trabajo fijo en el que te pones malo y no pasa nada si no vas siempre y cuando traigas tu justificante, que no es cosa de abusar.

Está claro que eso no debería ser motivo de orgullo, que ninguna persona debería sufrir por no poder acudir a su puesto de trabajo por estar enferma, pero, ¿a que conocéis a más de  uno en esta situación?

la gripe

Os escribo desde mi posición privilegiada de mujer sana y con acceso a un sistema sanitario público y (aún) de calidad para deciros que la gripe es una mierda.

Sí porque, por suerte, tengo buena salud, ninguna otra enfermedad que me haga más vulnerable ante la gripe. Por suerte puedo comer todos los días unas 5 veces y soy consciente de que comer sano, variado y con muchas frutas y verduras ayuda a nuestro cuerpo a estar fuerte para cuando estas enfermedades vienen a visitarnos.

Pero, además, vivo en un país que, con todas sus pegas y sus deficiencias, cuenta con un sistema sanitario público que todavía puede asistir a las personas enfermas. Espero que no terminen de cargárselo nunca aunque, sinceramente, están haciendo muchos propósitos para terminar con él.

Pero, ¿cuántas personas en el mundo no cuentan con mis mismos recursos?

Así que sí, a pesar de haber estado prácticamente una semana en cama y de arrastrar aún algún que otro virus en mi cuerpo y una monumental congestión, puedo decir que me siento afortunada por haber pasado la gripe… sin mayores consecuencias.

 

¡Feliz enero para todos!

firma Verónica muchomasquemamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos + 13 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.