La importancia de estar al 100 por 100

La importancia de estar al 100 por 100

No puedo decir que haya tenido una buena semana. Una pequeña lesión me ha impedido hacer muchas cosas del día a día. Cosas a las que, en condiciones normales, no les prestamos atención y las hacemos sin pensarlo. Pues no.

¿No os pasa a veces que creéis que podéis con todo aunque no estéis al 100 por 100? Como sé que sí os pasa porque sois muchomásquemamás cabezotas como yo, os voy a contar lo que me ha pasado hoy…

Llevaba muchomásquehijomayor varios días detrás de mí para que le hiciese una  deliciosa tarta de queso que, por cierto, tengo ahora mismo en el horno. No es que esté incapacitada al 100 por 100 pero tampoco en condiciones de hacer mucho.

Tengo un poco inutilizado el lado izquierdo, costado y brazo, pero el derecho está en plenas facultades. Lo cual, se supone, no debería ser problema para mezclar, con una batidora eléctrica, cuatro cosillas que lleva la tarta en cuestión. Pero lo de estar en plenas facultades no se aplica a mi cabeza… No después de lo de esta tarde (bueno, hoy ya es ayer tarde). Aunque no todo es culpa mia, ¿eh? La medicación tampoco ayuda mucho…

A lo que iba… cuando tenía todo preparado para empezar a batir, he ido a coger la batidora de mano. Pues bien, la he cogido (o eso he pensado yo). La he enchufado. Y cuando he ido a meterla en la mezcla pastosa de ingredientes… oh, oh… Ha sido cuestión de unos microsegundos, peeeeeero lo justo para evitar el desastre y darme cuenta de que he estado a punto de mezclar la masa ¡¡¡con la plancha de la ropa!!!

Lo sé… estoy mal. No, en realidad estoy fatal y creo que es hora de irlo asumiendo… Sí, qué risa… pero yo no pienso en otra cosa que en mi pobre plancha metida dentro del bol y pringada de queso, harina y huevos.

Todoterreno

O eso nos creemos las muchomásquemamás. Y no somos conscientes que hay momentos en los que tenemos que parar. Delegar. Darnos un respiro.  Y si no podemos estar al 100 por 100 tenemos que aceptar que el mundo no se acaba por eso. Que contamos con gente a nuestro alrededor que nos va a cuidar y ayudar.

Dejemos que planifiquen y organicen las muchomásquetareas por nosotras porque seguro que lo harán genial. Y vosotras, dedicaros a descansar y a cuidaros, porque cuando tengáis que volver tendréis que estar a pleno rendimiento.

 

 

Vamos a ponérselo fácil con el plani de esta semana, ¿os parece?

Planificando la semana al 100 por 100

Nuestro recurso semanal. Listo para que puedas descargarlo pinchando aquí mismo.

SEMANA 40

 

Y vosotras… ¿sois capaces de desconectar cuando no estáis al 100 por 100?

firma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis − cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.