La sangre altera…

Sí, bien es sabido que la primavera la sangre altera, o eso me decía mi madre cuando yo era pequeña. El caso es que con los años he descubierto que, no sé si la primavera, pero los cambios a los que nos vemos sometidos influyen bastante y sí, en algunos casos nos vemos sobrepasados y, por consiguiente, nos alteramos.

Total, que la sangre se altera con el cambio; pero no me refiero solo al de estación. Hablo también del cambio horario. Y es que a esta muchomásquemamá, acostumbrada al descontrol horario debido a sus frecuentes viajes, no le quites una hora porque sí en mitad de una noche y sin la opción de recuperarla porque dejará de ser persona una temporadita…

Y es que está claro que, como señala este artículo, el cambio de hora no sienta bien a todo el mundo. De hecho los médicos no lo aprueban. Por algo será ¿no? Desarreglos en todos los horarios, readaptación a las nuevas rutinas, regular de nuevo el ritmo cardiaco, las hormonas…

 

Ahorro ener…. ¿qué?

Nos lo tendremos que tomar de la mejor manera posible. Al fin y al cabo esto nos viene impuesto debido al ahorro energético y hay que aceptarlo sí o sí. Yo, por lo pronto me iré a la cama como 3 horas antes de lo habitual para no perder ritmo. O mejor aún… igual ese día enlazo la siesta con la noche y así no pierdo minutos. Lo de comer…. el cuerpo se acostumbra y por un día que no cene tampoco pasará nada.

El problema mayor vendrá cuando el lunes suene el despertador y…. oh, no… vuelve a ser de noche a las 8 de la mañana cuando lleve a los niños al cole y yo vaya a trabajar. Entonces… espera… ¿dónde está el ahorro energético? Voy a tener que volver a encender todas las luces de casa si no quiero acabar con moretones en las piernas. Y las calles ampliarán sus horas de iluminación. ¿Ahorro energético en….? Ni siquiera en las pilas que necesitamos para levantarnos de la cama después de haber restado una hora a nuestro sueño… y a nuestra vida.  ¿Alguien entiende algo?

Ni ahorro energético, porque lo que no enciendes por la tarde lo haces por la mañana. Ni mejora en la calidad de vida. Todo lo contrario. A mi el mal humor, el sueño y la falta de apetito no me abandonan en unas semanas. Las arrastro casi hasta que termina la primavera.

Aviso para los señores que cambian el curso normal de la vida de los españoles (en este caso).

Podían ustedes dejar los relojes como están que ya si eso nosotros nos apañamos. Que no saben ustedes lo que son capaces de ahorrar las muchomásquemamás si se lo proponen. Y oigan, que si hay que ahorrar en luz y otras cosas solo tienen que decirlo que ya nos ponemos nosotras a ello. Si somos capaces de hacer el pino puente con los sueldos que tenemos para sacar adelante a una familia de 4, lo del ahorro energético está chupao. Piénsenlo y si eso nos dicen algo y vamos viendo cómo nos organizamos…

Uy…. hablando de organizarnos…

 

Organiza la semana

Menos mal que nosotras no ahorramos en el tiempo que os dedicamos y no nos hemos olvidado de lo que toca hoy domingo. Aquí lo tenéis; el organizador semanal de la 4ª semana de marzo, con sus cambios de temporada y hora correspondientes. Y, para que tengáis a mano también nuestors outfits para ir siempre cómodas, lleva enlace directo a la entrada sobre moda para muchomásquemamás del otro día.

Para que sea más fácil, no olvidéis que podéis descargarlo e imprimirlo.

 

Descaqrga el organizador semanal 4ª semana de marzo

 

SEMANA 13 (1)

 

Voy a ir recuperando minutos de sueño, no sea que el próximo finde me toque deber(me) otra vez. Que no está la cosa para bromas. Y daremos la bienvenida a la primavera como ella se merece. Ahora solo hace falta que el tiempo acompañe y podamos ver un poquito el sol. Lo que viene siendo que se note que es primavera, que de invierno ya hemos tenido lo nuestro.

Feliz semana

firma

Un comentario sobre “La sangre altera…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.