#LuchandoContraElBullying

#luchandoContraElBullying es la iniciativa del mes de mayo de Madresfera. Porque el día 2 de mayo se celebró el día mundial contra el acoso escolar o bullying.

#LuchandoContraElBullying

El bullying o acoso escolar es un tema tan importante que no debería circunscribirse a un momento al año. Pero es bueno darle visibilidad y hablar de él siempre porque así nos aseguramos de que los muchomásquehijos lo entienden y saben que pueden contar con nosotros si en algún momento son víctimas.

Pero estos días, leyendo sobre el bullying me ha asaltado una duda: siempre nos ponemos en el lugar de la víctima. A ver, voy a tratar de explicarme bien: una vez que el acoso ha ocurrido y está ocurriendo, hay que ponerse en el lugar de la víctima porque es quien lo pasa mal y quien necesita ayuda. De eso no hay duda.

Lo que quiero decir es que siempre pensamos que nosotros (o nuestros hijos, en este supuesto) podemos ser víctimas del acoso escolar. Poca gente se plantea que sus hijos pueden estar al otro lado y convertirse en acosadores, ¿verdad?

Mi hijo no

Si hay niños acosados, hay niños acosadores. Eso es así. Y por cada niño que sufre acoso escolar, hay más de uno que le acosa. Porque el problema del bullying es que la víctima se siente sola e impotente ante el grupo.

A lo mejor hay un niño o dos que son los cabecillas visibles y los que llevan a cabo la parte activa del acoso. El resto, los que callan o le siguen la gracia por miedo o por los miles de motivos que puedan tener, justificados o no, también son acosadores. Hablemos claro.

A ninguno nos gusta pensar que nuestro hijo pueda estar haciendo algo tan feo. Pero para eso estamos nosotros, para mantener los ojos abiertos, para explicarles, desde que son bien pequeños, que hay cosas que están bien y cosas que no. Para enseñarles, con el ejemplo, que no se puede tratar mal a nadie bajo ninguna circunstancia. Para observarles y estar pendientes de que no se conviertan en víctimas del bullying, para defenderles.

Pero también para defenderles si se convierten en agresores. Y defenderles no significa justificarles, ni muchísimo menos. Significa enseñarles que lo que han hecho está mal, que tienen que pedir perdón e intentar arreglar lo que han hecho y, por supuestísimo, no volver a hacerlo

No son cosas de niños

Porque el bullying no es un juego de niños. No es algo inocente que no nos pase factura. Vaya si la pasa.

Nos pasa factura como individuos, en nuestro desarrollo emocional y en nuestra autoestima cuando somos víctimas. Nos pasa factura en el desarrollo de nuestra personalidad si somos agresores.

Recordemos que hablamos de niños. Pero el acoso no es una cosa de niños que debamos permitir diciendo “que se arreglen entre ellos”, “tiene que aprender a defenderse”, “en la vida se va a encontrar con muchas situaciones similares”.

#LuchandoContraElBullying

Mucho más que mamás se posiciona totalmente en contra del bullying. Como ya dijimos hace unas semanas, en #noesno, no hay nada absolutamente nada, que justifique ningún tipo de acoso o abuso.

La educación como arma

Una vez más, hablemos con nuestros hijos. Contémosles lo que pasa con el acoso, por qué no tienen que ser acosadores, por qué no tienen que ser víctimas, por qué no tienen que callarse si no son ni lo uno ni lo otro, pero lo ven.

Hagámosles saber que siempre pueden contar con nuestro apoyo. Siempre. Que si les está pasando algo y alguien es está hiriendo, les vamos a defender como leones. Pero si han metido la pata y se han portado mal, también les vamos a apoyar para ayudarles a reconducir la situación.

Algunos ejemplos

Os estoy hablando desde una postura fácil: los muchomásquehijos me han hecho sentir muy orgullosa en más de una ocasión en este tema (como en tantos).

Hace un año y poco, el muchomásquehijo mayor defendió a un amigo suyo al que unos niños mayores estaban llamando cosas feas. No era un mote muy hiriente, pero a él no le gustaba y le hacía sentir mal. Su amigo, mi hijo, salió en su defensa y frenó la situación. Y le pareció algo tan normal, algo que tenía  que hacer y que había hecho sin ser un héroe, que no nos lo contó.

Nosotros nos enteramos por la mamá del niño al que defendió, un buen amigo suyo, que me llamó para decírmelo. Agradecida y emocionada. Como me quedé yo cuando lo supe.

Por supuesto hablé con él (con el muchomásquehijo) para felicitarle por su comportamiento. Y ahora lo recuerdo y se me vuelven a saltar las lágrimas de emoción y de mamá orgullosa.

Y hace sólo unos meses tuvimos un problemilla con un niño en la clase de la muchomásquehija pequeña. Ella me sorprendió una  vez más diciendo que si ella le iba a dar una oportunidad más al niño, ya podía hacer yo lo mismo y perdonarle. La lección ahí me la dio ella, como tantas veces. Y no sé si os lo podréis creer, pero he sabido después por los profesores que la cosa ha funcionado medio bien (hay muchos factores añadidos de los que no puedo hablar en este caso) y que mi hija se ha convertido en un apoyo y en un punto de referencia para este niño, ¡toma ya!

Diploma para los luchadores contra el bullying

Así que, para mis muchomásquehijos y para todos esos niños valientes que luchan a diario contra el bullying, este diploma. Porque reconocerles su labor es ayudarles a seguir luchado cada día.

bullying #LuchandoContraElBullying

Puedes descargarte el diploma pinchando en la foto o aquí. Está en formato pdf para que puedas imprimirlo en cartulina y regalárselo a todos los muchomásquehijos valientes que conozcas.

Acabemos entre todos con el bullying.

Firma Verónica-muchomasquemamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.