#NoesNo

Siempre. Bajo cualquier circusntancia. #NoesNo

Indignada. Triste. Rabiosa. Sorprendida (o no tanto). Cabreada.

Así es como me siento después de la sentencia de ayer en el caso de la chica violada por un grupo de salvajes en los Sanfermines de hace dos años. Y es que no quiero llamarles por el nombre que ellos se dan y por el que se han hecho famosos: la manada, ¿perdona?

Yo he llamado a mis hijos, desde que nacieron, cachorritos. Y cuando vamos en grupo por la calle y hay mucha gente siempre les digo, medio en broma: «no os separéis de la manada».

Estos sinvergüenzas no son una manada. Son simplemente unos salvajes que no merecen llamarse hombres.

#NoesNo

Hoy tocaba menú. Ayer os estaba preparando un menú de picnic para poder disfrutar de los días de sol que parece que empiezan. Y cuando estaba viniéndome arriba animada por la perspectiva de comer al aire libre, escuché esta noticia. Lo siento, el menú quedará para otro día.

Hoy tenemos que expresar nuestra indignación por lo que han decidido estos tres jueces (2 hombres y una mujer; lo de esta última aún lo entiendo menos) sobre lo que una mujer, casi una niña aún, pudo hacer frente a 5 hombres mucho mayores que ella, mucho más corpulentos, mucho más fuertes. ¿No es eso ya, por sí solo, una intimidación?

Resulta que decir no, para ellos, no es suficiente. Si dices no, pero no te resistes activamente (¿me puede alguien explicar qué significa esta mierda? con perdón, es que se me van las palabras soeces por la boca al hablar de este tema) no es violación.

Pues no, que se entere todo el mundo: No es no. Siempre. Bajo cualquier circunstancia. No hay excusas, no hay excepciones.

Si una mujer dice no, quiere decir no.

¿Queda lo suficientemente claro?

#NoesNo

Todo lo que haga cualquier persona en contra de esa negativa es violación. Lo llame como lo llame el código penal. Y si el código penal no se ha enterado, habrá que hacérselo saber, habrá que actualizarlo, habrá que hacer algo.

Pero esto no se puede consentir.

Esta sentencia nos pone en peligro a todas las mujeres. Lanza un mensaje muy peligroso: que a veces no puede significar «venga, vale». Que si valoras tu vida por encima de todo y decides no enfrentarte a un grupo de salvajes que ha decidido hacer lo que le dé la gana con tu cuerpo, entonces estás consintiendo lo que te hagan. Que tu cuerpo no es sólo tuyo.

Y ahora, ¿cómo se lo explico yo a mis hijos?

Ese es el dilema en el que nos encontramos ahora las muchomásquemamás.

Queremos hablar con nuestros hijos porque, al final, van a escuchar lo que ha pasado y puede que saquen sus propias conclusiones.

Pero no sabemos cómo explicarles toda la rabia, toda la tristeza, toda la indignación. No sabemos cómo explicarles porqué los magistrados han tomado esa decisión, no sabemos cómo explicarles que esta es la justicia de nuestro país.

¿Cómo les explicamos que la justicia ha fallado a todas las mujeres de este país y nos ha dejado desprotegidas? ¿Cómo? ¿Y cómo les explicamos que, después de lo que estos tres jueces han decidido, las mujeres de este país son PERSONAS igual que los hombres? ¿Qué por el simple hecho de ser mujeres no somos diferentes, ni inferiores?

Somos mujeres. Somos madres y tías de niños y de niñas. Para nosotras, su seguridad e integridad física son lo primero. Educados en igualdad. Respeto. Tolerancia. Con cosas como estas, están tirando piedras sobre nuestros tejados y derrumbando lo que después de tanta lucha y tantos años parecía que se iba logrando.

Esa chica somos todas

Pues no señores magistrados.

Nosotras seguiremos luchando porque no se nos trate como mera mercancía con la que saciar las ansias de estos locos depravados que, si esto no cambia, en unos meses estarán disfrutando de permisos penitenciarios en sus domicilios, con sus familias.

Seguiremos luchando porque haya una justicia que nos ampare y proteja y que castigue a los que de verdad lo merecen y no a sus víctimas. Lucharemos por llegar a ser libres de verdad y poder caminar tranquilas de noche por la calle. Y solo espero que estos tres jueces, no puedan dormir tranquilos por todo el daño moral y social que han causado con su sentencia. Porque esa chica somos todas. La manada somos TODAS NOSOTRAS. Y como tal, lucharemos en grupo hasta que logremos vencer al sistema.

Gracias a todos esos hombres que ayer se unieron a la protesta e indignación masiva por la sentencia. Por el apoyo. Gracias por el hombro en el que apoyarnos.  Y porque la educación de los niños y niñas de este país depende de todos, sin distinción de género.

Gracias a esos padres que ayer lloraban por sus hijas, porque habéis demostrado que aún hay esperanza y lucharemos por una misma causa. ELLAS. Gracias… porque juntos somos más.

Desde Mucho más que mamás queremos mostrar, como ya habéis visto, nuestra repulsa por la sentencia misógina de ayer.

Pero también nos gustaría hacer sentir a esta chica que estamos a su lado, que ha sido ella, pero hemos sido todas. Que no vamos a consentir que esto siga pasando. Que queremos que el mundo cambie para nuestras hijas, pero también para nosotras que aún estamos aquí. Queremos ver con nuestros propios ojos que las mujeres dejamos de ser consideradas cosas.

#hermanayotecreo #noesabusoesviolación #noesno

Siempre.

En cualquier momento.

Sin excusas.

Sin excepciones.

#NoesNo

firmaFirma Verónica-muchomasquemamas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.