¿Qué quieres?

¿Qué quieres? Llega esa hora de la tarde, después de la sobremesa en la que siempre, o casi siempre, me asalta una duda. ¿Café o té? Y no tanto entre semana, pero los fines de semana nunca sé qué me apetece tomar en realidad. Cuando salgo a comer fuera lo tengo claro. Café. Siempre. Cortado. Entonces, Sigue leyendo